miércoles, 17 de junio de 2009

Paseando por el bosque


El pasado jueves, fue fiesta en Madrid.

No es de los festivos que te sepas de memoria puesto que el Corpus no se celebra habitualmente (es lo que tiene ser un estado laico*). Es de aquellas fiestas movibles, de esos días que se hacen fiesta para compensar festividades locales que coinciden con días no laborables. Vamos, que por narices tienen que ser catorce jornadas de asueto al año. Y no me quejo, que conste, que por mi serían más los festivos anuales.

Bueno, a lo que iba, el pasado jueves fue fiesta en Madrid, y pensando que los pronósticos eran buenos, y que sólo era festivo aquí, decidimos acercarnos ¡por fin! a la Granja a pasar el día.

  • La temperatura: realmente buena para nuestros planes (sol, calorcito pero sin agobios)
  • Día festivo sólo en Madrid ....................... (está claro que en cuento tenemos un día libre, huímos como locos de la urbe lo que implica mucha gente vayas donde vayas).
  • Día laboral en Segovia: (fuentes del Palacio cerradas)

Aún así, nos fuimos hasta allí, tal y como teníamos planificado, y en vez de visitar el Palacio y sus Jardines hicimos una pequeña ruta.

El camino nos llevó por un bosque, una pequeña montaña y una cascada.

DSCF4942

DSCF4941

DSCF4951

DSCF4950

DSCF4971

DSCF4975

Tras algo más de tres horas de caminata, regresamos hasta el coche, para dirigirnos a un área recreativa en la orilla del río Eresma, en la que, sorprendentemente, no había demasiada gente.

Allí, sentados sobre una amplia lona (la hierba a la sombra estaba algo húmeda) disfrutamos de un salmorejo bien fresco (que una desde que es madre va el colmo de preparada a cualquier sitio), unos filetes de lomo ibérico empanados (que el respectivo hace estupendamente), una tortilla de patata que quitaba el sentido y una naranjada al estilo de mi madre para acompañar. De postre el primer melón de la temporada, de Villaconejos por supuesto.

No se si me gusto más la excursión en sí misma o la comida campestre. Aunque la siesta al aire libre tampoco estuvo mal.

El resto de tarde hicimos barcos, recogimos hojas, piñas y piñones para futuros proyectos de entretenimiento casero, se refrescaron los pies en el río (aunque más bien debo decir que se bañaron), jugamos al UNO, jugaron al escondite, charlamos y reímos …

DSCF5035

DSCF5037

DSCF4999

DSCF5009

Aunque nos recogimos pronto, porque el viernes tocaba de nuevo rutina, fue una buena forma de pasar un día festivo. Seguro que repetimos.

2 comentarios:

Lina dijo...

Un día festivo muy bien aprovechado. La comida sabe más rica fuera de casa, y si es en el campo mejor.

Tus fotos son muy bonitas, sobre todo, las de la cascada me encantaron.

Saludos.

María dijo...

Lina, no te puedes imaginar como supo todo. JA,JA,JA