lunes, 29 de junio de 2009

Recibiendo amigos

Un visitante inesperado se ha acercado hasta nuestra casa con la llegada del calor.

Gorrión cantor

Gorrión

He cambiado el tono del despertador por el canto alegre de un gorrión que ha decidido pasar unos día en nuestro jardín. Su alegría nos ameniza las comidas en la terraza y no puedo negar que su compañía me agrada.

¿Hasta cuándo se quedará?

2 comentarios:

Sory dijo...

Una visita así es siempre deseable y se agradece desde el alma verdad? Lo que se quedará no lo se pero creo que lo mejor que puedes hacer es disfrutar de su compañía. Deja que te cante y que te quiera a su manera.

Lindas las fotos

María dijo...

Ay si, me dejo querer.
Aunque los fines de semana a las 6:00 de la mañana posiblemente no piense lo mismo, ja,ja,ja