miércoles, 26 de agosto de 2009

Quince días

Hace ya quince días que regresé de mis vacaciones. Quince días, por tanto, tratando de seleccionar, organizar, editar … las fotos que hemos tomado durante ese tiempo.

Pero, tengo que reconocerlo, ¡SOY UN DESASTRE!:

No ha habido día (de esos quince) que no me haya conectado al PC, que no haya entrado en picasa, que no haya visto todas y cada una de las fotos tomadas (muchas de ellas prácticamente iguales, por si acaso con el primer disparo no sale bien).

No ha habido día que viendo las fotos no me acuerde del momento vivido, de lo rápido que crecen los hijos. Lo que, indudablemente, me llevaba a levantarme y dar achuchones a mis niños.

No ha habido, por tanto, día que, sin planearlo, haya abandonado la tarea que me había encomendado a mí misma.

En definitiva, volví con 1327 fotografías (incluso tuve que comprar otra memoria para la cámara); he desechado en las primeras quince cribas 375 (y con eso no quiero decir que las que me quedan sean espectaculares). Ya sólo tengo que decidir sobre 952 fotos (lo mismo para Navidades lo he conseguido).

Aún así, y viendo que el verano se nos escapa de las manos, esto es lo que hoy me atrevo a compartir:

Relajar

Visitar

Pasear

4 comentarios:

Raquel dijo...

Unas fotos muy chulas. Me encanta la del barco.

Lo de organización-edición de fotos creo que es común. Yo todavía estoy editando alguna de las vacaciones del año pasado, así que hazte una idea.

Me siento en el ordenador dispueta firmemente a organizar las fotos... me meto en internet y... ¡ya la he liado! me olvido, miro esto, miro aquello y no hago nada.

Lo mío es una batalla perdida, así que ánimo, piensa que tienes tiempo hasta las próximas vacaciones. ;D

Raquel.

María dijo...

Hola Raquel! Veo que tu también te pierdes por esos mundos del internet.
Un abrazo

ana dijo...

Je, je, yo no publique en el blog sobre la estancia de mis padres aqui en junio por tener unas 2000 fotos sin clasificar, y siempre encuentro una excusa para hacer otra cosa al ordenador, asi que ya sabes "mal de muchos...".

Que bonito es Cantabria y Santander, verdad? Vais todos los anios?

Un beso desde Vancouver,

María dijo...

Ana, ver que os pasa también a vosotros lo de las fotos no me hace sentir tan culpable.
Cantabria es preciosa, pero como lo es tu tierruca. Nosotros subimos todos los años en verano por lo menos dos semanas y luego como mínimo otra vez (ya sea Semana Santa, el Puente de Mayo e para el Pilar).