domingo, 22 de noviembre de 2009

¿Será resaca?


Desde el mes de julio descansaba en mi nevera una botella de MOJITO BACARDÍ.
Lo había probado en alguna fiesta y quería disfrutarlo en las estrelladas noches de verano en mi terraza, una vez acostados los niños.

El caso es que este verano todo el mundo ha debido tener la misma idea porque no hemos encontrado ni menta ni hierbabuena en ningún sitio. Por mucho que buscamos en fruterías, supermercados y hasta herbolarios, la menta no aparecía. Creí encontrar la solución visitando algún vivero, pero nada, debía ser la solución desesperada de gente que como nosotros estaba deseando tomarse su mojito. En septiembre encontré una planta de menta que sin dudar decidí plantar, regar y cuidar para conseguir tomar mi mojito, pero nada, la horticultura no es lo mío y la menta murió a los pocos días (el calor tuvo mucho que ver, no todo fue culpa mía).

Pero el viernes, por fín, encontré en el panel de verdura refrigerada un paquete con hojas frescas de menta. Cuatro meses después iba a poder disfrutar del DESEADO.
La ocasión, además, era la idónea (si ya se que para terraza hace frío): Niños durmiendo en casa de los abuelos, invitados a cenar, charla y risa hasta la madrugada ...



P.D.: La foto no es mía porque quería disfrutar tanto de mi momento que ni de la cámara me acordé.

6 comentarios:

Lina dijo...

Esa es la bebida de las chicas en las cenas de amigos que tenemos cada sábado. Qué rico que está el joio!

María dijo...

¡Ni que lo digas Lina!

Beatriz dijo...

La próxima vez me avisas! Tengo el jardín lleno de hierbabuena y a falta de lima, un gran limonero que puede ser de gran ayuda!!! Todo el verano hemos estado tomando mojitos!!!
Un beso. Bea

María dijo...

Veatriz, te tomo la palabra y para el próximo verano te encargo un cargamento.
¡Es que está tan bueno!

Raquel dijo...

Seguro que como se hizo tanto esperar lo disfrutaste el doble.

;D

Un beso.

María dijo...

Raquel, no te puedes ni imaginar como disfruté del momento. Y lo mejor es que no defraudó.