miércoles, 15 de septiembre de 2010

El poder de una imagen

No tenía previsto escribir hoy, la verdad es que nunca lo tengo, la necesidad o las ganas de hacerlo dependen de lo que haya hecho, lo que haya leído, las fotos que haya tomado o simplemente de como me sienta.

Pero hoy, al entrar en GOOGLE buscando ideas para un proyecto que me ronda en la cabeza, he rejuvenecido de pronto 25 años; han vuelto a mi memoria tardes veraniegas de lectura, días de diversión y ninguna preocupación, salvo las de una adolescente feliz.


2 comentarios:

Patricia dijo...

Yo siempre me me pongo refeliz cuando ando con un nuevo proyecto. Y mas feliz cuando me acuerdo de mi adolecencia, siempre me saca una sonrisa esos recuerdos

María dijo...

Patricia, es que a pesar de la "incomprensión", del sentirte un poco desubicada, eran tiempos felices, sin grandes preocupaciones.