martes, 11 de enero de 2011

Omnipresente

Pues no, no lo soy en absoluto, aunque a veces pareciera que estaba a punto de conseguirlo.

Y ese es fundamentalmente el motivo de que no haya aparecido por aquí en más de dos meses. Lo siento, no doy más de sí, las 24 horas del día no son suficientes y el robárselas al sueño al final pasan factura. Bueno, la verdad es que tampoco andaba demasiado inspirada, para que nos vamos a engañar.

Ese tiempo de ausencia lo he aprovechado sobre todo para reorganizar mi vida y mis prioridades porque aunque la teoría nos la sabemos todos, en la práctica nos olvidamos muchas veces de lo que es realmente importante (al menos así ha sido en mi caso). He recuperado horas de sueño (dormir cuatro horas al día pasa factura, y en mi caso muy alta), he cambiado algunos hábitos que no me estaban haciendo ningún bien, he desconectado de lo que no me aportaba nada, he dedicado un poco más de tiempo a mi familia ( a la que sin darme cuenta estaba abandonando), he decidido que ya es hora de empezar a cuidarse (y sí, hacer dieta se ha convertido en algo prioritario) y me he fijado algunos objetivos a corto y medio plazo. En definitiva, creo que he conseguido ponerme al día en mi vida.

Es por todo eso por lo que creo que vuelve a ser el momento para seguir escribiendo por aquí. He vuelto con ganas renovadas, no sé cuanto durará, pero mientras las haya hay que aprovecharlas ¿o no?


HAPPY NEW YEAR!

4 comentarios:

Raquel dijo...

Estoy de acuerdo contigo María, a veces hay que parar, recapitular y reordenar.

Yo también lo he hecho y he retomado viejas aficiones (en mi caso la lectura) que tenía un poquito olvidadas, quitas un poco de aquí y pones un poco allá y todo parece tener sentido.

Me alegro de tu vuelta. Un besito.

maba dijo...

era necesario parar.. y parar te ha sentado de maravilla

lo de las horas de sueño.. me pasó lo mismo tuve que priorizar el sueño porque para mi era lo último y me estaba pasando una factura muy alta también

la foto es tuya??

besos

María dijo...

Raquel, ahora entiendo porque no te veía. Me alegro de que hayas encontrado el equilibrio.

maba, es que hay que parar, porque si no cuidamos de nosotros mismos vamos mal. Y sí, la foto es mía, en todos los sentidos, ja,ja,ja.

Una Zamorana y un Sallentí dijo...

Tú ya sabes que por aquí estamos para cuando quieras aparecer.
Y si, definitivamente a todo no se llega