viernes, 9 de septiembre de 2011

Estas son mis intenciones

Continuando con el post anterior, tengo que contar que me ha costado más de lo que hubiera querido cambiar el “chip” y volver a mirar hacia delante.
Como me he pasado el verano diciendo, he llegado a “un estado Zen”, bueno casi, o como me cuenta una amiga a su vuelta de las vacaciones “la vida hay que vivirla con amor y alegría” tal y como le dijo a ella un cubano que se encontró en Berlín.
Y estas son algunas de las conclusiones a las que he llegado para empezar a vivir mejor:
  • Es verdad que de lunes a viernes no puedo luchar demasiado contra la rutina, pero aún así siempre hay que buscar un momento, por pequeño que sea, para hacer algo inesperado (una peli aunque sea en la tele, pasear un rato antes de llegar a casa, hacer unas galletas o un batido o cualquier otra cosa que apetezca)
  • En octubre, empiezo a cuidarme más y mejor. Septiembre va a ser el mes de instalar algunos hábitos y octubre cuando tomen un poco de forma (Pilates, porque al fin parece que la cadera y la espalda me han dado una tregua, pasear en bici con la familia, hacer las revisiones médicas periódicas, comer mejor y picar menos entre horas…)
  • He retomado el hábito de la lectura, y aunque no alcanzo el ritmo de mi infancia y juventud, estoy contenta con lo que he leído desde que empezó el año.
  • Coser más, aprender nuevas recetas y hacer más fotos aunque para ello tenga que vencer la “dejadez” de los últimos tiempos, porque enseguida voy a obtener resultados.
  • Enfadarme menos y procurar no gritar, ya que no me lleva a nada. El curso de “comunicación y empatía” al que asistí en primavera hizo que me diera cuenta de que existen otras maneras o alternativas y he intentado practicar (lo que mi familia seguro agradece)
  • Asumir lo que tengo y lo que soy y no perder el tiempo pensando en lo que imaginé, lo que he dejado por el camino o lo que podría haber sido.
  • Hacer una excursión al menos uno de cada dos fines de semana, aunque sea al lado de casa y tan sólo de media jornada, cambiar de aires siempre me ha gustado.
  • Disfrutar más de la familia, porque sigue siendo lo primero aunque lo había olvidado.
  • No pasar tanto tiempo delante del ordenador que aunque estaré menos al tanto de lo que pasa en la blogsfera, facebook, pinterest y mil sitios más, estaré al tanto de lo que realmente me importa.
  • El trabajo, al menos en mi caso, sirve para pagar las facturas y permitirme algún que otro capricho, así que no debo volver a permitir que una vez acabada la jornada laboral ocupe ni un momento más de mis pensamientos.
  • El sol no siempre brilla, pero aún así no hay que apagarse.
Y para que no se me olvide tengo muy presente:
de etsy vía María en pinterest
de etsy vía María en pinterest

3 comentarios:

maba dijo...

María,... es que todas y cada una de esas frases tendríamos que tenerlas grabadas a fuego todos!!

la número 1, hace mucho tiempo que la puse en marcha....y si no hay algo especial en un día se lo pongo yo..

además, se lo estoy transmitiendo a Daniela...y le encanta decir cuando algo la sorprende ¡hoy es otro día especial!

muchos besos!! y pretendo, si me dejas, convertirme en la policía de tus nuevos propósitos... así que vendré por aquí para comprobar y/o recordarte que lo estás cumpliendo

besos

(me encantan las láminas!! una similar a la primera la "robé" con el texto "wherever we are it is our home" con la imagen de una caravana)

María dijo...

Maba, es que esa debería ser la filosofía de vida de todo el mundo, ser felices, porque al final todo lo demás no importa.
Seguro que Daniela, cuando sea más mayor, agradecerá !y mucho! que en casa le hayan enseñando a buscar la felicidad.
Un abrazo

♥ begoña ♥ dijo...

La primera imagen es una de mis preferidas!! Veo que no solo hemos tenido telepatía con Lenny Karavitz :-)))
ME encanta esta selección de frases y esa manera de plantearse las cosas que has hecho!
Salir al campo, cambiar de aires aunque sea a la vuelta de la esquina sienta de maravilla, así que ponlo en práctica que verás que bien sienta!