martes, 14 de septiembre de 2010

Tengo una adicción


De entre todas las leyendas o historias que alguna vez leí, la que más me ha gustado sobre el objeto de mi adicción es una versión para niños:

“El dios de la luna y de los vientos, Quetzalcóatl, descendió a la Tierra para enseñar a los hombres la ciencia, las artes y para darles una valiosa planta que había robado a sus hermanos los dioses. Esa planta era el queachahuatl o árbol del cacao.

Esos dioses hermanos se vengaron de Quetzalcóatl avergonzándole delante de los hombres para forzarlo a abandonar a los hombres y regresar a su tierra de luz.

Por lo tanto, el cacao solamente prospera en tierras lejanas, en los lugares donde ese dios generoso pasó sus últimas horas”


¿Qué por qué os cuento esto? Pues porque cada vez que lo pruebo entro otra dimensión, pero sobre todo porque fue el último reto de Click and Go.

Chocolate

Sweet Oreo

4 comentarios:

Raquel dijo...

Mariaaaa ¡¡que fotos tan divinas!!

Bueno, bueno, ya tienes pillado el truco a tu Nikon ¿no?

Me gustan un montón las dos, ¡me las quedo!

A mi el chocolate me gusta pero no exageradamente, pero el tuyo tiene una pintaaa que ahora mismo le daría un buen mordisco.

Un besito guapa, y pon mas fotos de estas.

María dijo...

Muchas gracias Raquel, has hecho que me infle como un pavo.
No hay día que no coma algo de chocolate, realmente creo que estoy "enganchada", je,je,je.
Un abrazo

Patricia dijo...

que buen Stile!.... ya se me antojo mas chocolate, ya regreso.

María dijo...

Ja,ja,ja Patricia, pero no comas demasiado, que aunque las top model digan que ellas siempre comen un poco de chocolate al día, sabemos que es mentira.